Cámaras para coches

¿Cuándo se creó el parabrisas?

¿Cuándo se creó el parabrisas?

¿Cuándo se creó el parabrisas?

Por más que nos parezca que los parabrisas siempre estuvieron ahí, adheridos al coche desde su nacimiento, no es así. De hecho aparecieron mucho tiempo después y, en un principio se vendían como piezas separadas. A muy alto precio. Solo lo podían adquirir gente con altos recursos. Repasemos... 

El ingeniero Karl Benz patentó su automóvil en la Oficina Alemana de Patentes Imperial de Berlín el 29 de enero de 1886. Y recibió un certificado que lo acreditaba como el primer vehículo de gasolina del mundo. En definitiva, el primer coche de la Historia

A partir de esa fecha, Benz fue mejorando y sacando modelos que superaban a los antecesores. Pero fue Henry Ford el que revolucionó la producción automovilística al lograr producir en cadena, que le permitía abaratar costos y llegar a las clases populares. 

Su primer modelo fue el Ford T, que salió en 1908, donde los parabrisas venían como compra opcional en un pack que también incluía velocímetro y luces frontales. Su costo era alto para la época, 100 dólares. 

En aquella competencia por la fabricación de vehículos también entró la hoy extinguida Oldsmobile, que para diferenciarse empezó a ofrecer en 1915 parabrisas de serie en todos sus modelos. 

Laminados y problemáticos

El primer parabrisas laminado lo tuvo un Rickenbacker en 1926, dos años después de que Lincoln equipara al Police Flyers, un coche pensado para la policía, con un cristal a prueba de balas de una pulgada de grosor, elaborado con vidrio y policarbonato.

En los años 30', los parabrisas laminados se hicieron populares en los autos, lo que elevó la seguridad de los pasajeros, al no astillarse, ser más resistente y aumentar la rigidez estructural. A principios de 1930, Cadillac y Chevrolet comenzaron a diseñar coches con el parabrisas inclinado, lo que favorecía el diseño y la aerodinámica.

Si bien se había arreglado el problema de romperse en mil pedazos, los parabrisas  aún tenían dos inconvenientes: el precio y la decoloración con el paso del tiempo. En el primer caso, la solución vino después de una huelga de la Federación de Trabajadores de Vidrio de EE.UU. en 1937, mientras que la segunda cuestión quedó resuelta en 1938 cuando Carleton Ellis fabricó el butiral de polivinilo, un compuesto químico que evitaba la decoloración en los cristales.

Con el paso de los años, los parabrisas han visto mejoras tales como el sistema de antiempañamiento. Hoy día podemos disfrutar de parabrisas muy eficientes. Pero quienes nos precedieron no tuvieron tanta suerte.

Espere un momento...